Hubert de Givenchy

Givenchy, Hubert, Hubert de Givenchy. La verdad es que este post lo teníamos en mente hace tiempo, y nos gustaría haberlo escrito en presente, y no en pasado. Givenchy era Monsieur para nosotras, gran modisto, y un perfecto gentleman que tuvimos la suerte de conocer por ser el presidente de honor de nuestro museo Balenciaga.


Hubert James Marcel Taffin de Givenchy nació en Beauvais, un 21 de febrero de 1927 y ha muerto el pasado sábado, 10 de marzo de 2018, en Paris, a la edad de 91 años.
Nacido en el seno de una familia aristocrática, Hubert y su hermano mayor fueron criados por su madre y su abuela paterna tras la muerte de su padre, Lucien Taffin de Givenchy, marqués de Givenchy.
A pesar de que su familia quería que se convirtiera en abogado estució Bellas Artes en París y empezó en el mundo de la moda en las casas de Lucien Lelong, Piguet, Jaques Fath y Elsa Schiaparelli hasta que abrió su propia casa, "Casa de Modas Givenchy", ayudado por Cristóbal Balenciaga, al que él admira profundamente.



En 1954 crea el termino "prêt-a-porter", realizando la primera colección de alta costura de prêt-à-porter para mujeres llamada "Givenchy Université". Toda la colección se fabrica en Paris con máquinas de coser industriales importadas de Estados Unidos. En 1957 crea su perfume L'Interdit, con la curiosidad de que solo permitió usarlo a Audrey Hepbrurn durante un año, antes de que saliera al mercado.


Los diseños de Hubert se caracterizan por su pureza, elegancia, frescura, innovación y por ser totalmente femeninos, prueba de ello es su conocida blusa Bettina.



Tuvo clientas destacadas como Elizabeth Taylor, Jaqueline Kennedy, Grace Kelly o la duquesa de Windsor, pero su verdadera musa fue Audrey Hepburn (una de nuestras mujeres preferidas y a quien dedicaremos un post), para quien diseñó numerosos trajes que ejercieron muchísima influencia en otros diseñadores y que aún inspiran a muchos modistos. El diseñador la vistió en más de 10 películas, algunas tan famosas como Desayuno con Diamantes, Sabrina, Una cara con ángel, Cómo robar un millón, Charada.






Hubert de Givenchy se convirtió en la década de los 60 en el nombre que toda mujer con clase quería vestir. En 1973 lanza su primera colección para hombre. Sinónimo de clase y buen gusto, logró adaptarse al paso de los años, hasta que en 1988 vendió la firma al grupo LVMH, donde sigue trabajando como director artistico hasta 1995 cuando se retira definitivamente. Tras él nombres de la moda como John Galliano, Alexander McQueen o Ricardo Tisci han ocupado el puesto de director de la casa, hasta que en 2017 pasa a manos por primera vez de una mujer, Clare Waight.


La admiración de Givenchy por Balenciaga impulsó la construcción del Museo Balenciaga y la donación de su colección particular de "balenciagas" así como sus logros para que antiguas clientas del modisto de Getaria, como Rachel Mellon, donaran sus prendas al museo.

Hubert deja a sus espaldas no sólo el sueño de aquel niño y una figura histórica en el mundo de la moda, sino también a su fiel compañero Philippe Venet, que dejó su firma propia por acompañar a Hubert durante 60 años.


Hasta siempre Monsieur!!



Comentarios

¡Sigue a las B-Ladies!








¿Quieres aparecer en nuestro blog?

Si quieres que hablemos de ti y de tu proyecto ¡CONTÁCTANOS!.
A las B-Ladies nos apasiona conocer gente emprendedora y apasionada.

ladiesinabalenciagadress@gmail.com

Entradas populares